Las complicaciones de histerectomía

Home / Blog / Las complicaciones de histerectomía
Las complicaciones de histerectomía

La histerectomía, la cirugía mas habitual realizada en las mujeres para quitar el útero con miomas, tiene muchas secuelas. Para saber más sobre algunas de las complicaciones de esta cirugía, sigue leyendo.

 

La histerectomía es la extirpación quirúrgica del útero o matriz. Pero no es tan simple como parece en esta definición. Según la investigación llevada a cabo por la Fundación y la Asociación de Histerectomía HERS, tiene consecuencias de largo alcance, no sólo en el cuerpo de una mujer, sino también en su aspecto psicológico como un todo.

Histerectomía-consecuencias

Complicaciones de la histerectomía

Un informe recientemente publicado por la Obstetricia y Ginecología afirma un hecho amargo de que de nueve de cada 12 indicaciones de histerectomías realizadas en Estados Unidos no cumplía con las directrices establecidas por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos que requiere el procedimiento.

La histerectomía se recomienda a veces erróneamente, o incluso muchas mujeres se someten al procedimiento innecesariamente cuando pueden obtener igual mejoría con los procedimientos alternativos, como la embolización de la arteria uterina, o la miomectomía.

La histerectomía más común se realiza a través de una incisión en el abdomen inferior. Por otro lado, la forma menos común es eliminar el útero sólo a través de un corte en la parte superior de la vagina, después de lo cual la parte superior de la vagina se cose. Durante la cirugía, la anestesia general se utiliza lo que puede provocar reacciones alérgicas y algunos daños en los nervios de menor importancia.

Puede haber pérdida excesiva de sangre, por lo tanto, en ocasiones, requiere la necesidad de transfusión de sangre. Además, hay un riesgo de infección del tracto urinario e infección vaginal.

El riesgo más grave es la lesión de la vejiga, lo cual puede suceder durante la incisión del abdomen. Se llama la incisión “a ciegas” ya que el cirujano no puede ver los órganos subyacentes. Incluso si la lesión se evita el riesgo de incontinencia de vejiga o necesidad frecuente de orinar existe después de la mayoría de las histerectomías.

Existe un riesgo de daño a los órganos pélvicos y abdominales, tales como los uréteres, la vejiga o los intestinos, o formación de fístulas. Pueden aparecer a largo plazo adherencias dolorosas que produzcan problemas de tránsito intestinal.

Además, la Asociación de Histerectomía aclara que si una mujer se somete a la cirugía, pero se dejan los ovarios en su lugar, ella tiene una probabilidad del 50% de sufrir insuficiencia ovárica dentro de los 5 años de la cirugía.

Las complicaciones post cirugía

Aunque la cirugía haya sido un éxito, pueden aparecer complicaciones, ya que la mujer reacciona a los cambios físicos que tienen una influencia importante en su aceptación psicológica del cambio. Tiene que aceptar el hecho de que ya no será capaz de dar a luz, y hay una probabilidad del 50% de la menopausia a los cinco años de la cirugía, independientemente de su edad.

Si la cirugía implicó ooforectomía(Cirugía para extirpar los ovarios), entonces la menopausia se iniciará inmediatamente después de la cirugía. Incluso una menopausia normal provoca varios cambios de humor que conducen a la depresión, la ansiedad y la irritabilidad. Por lo tanto, una repentina aparición de la menopausia puede ser muy emocionalmente perturbador.

Las otras complicaciones se dan a continuación.

  • Durante cerca de seis semanas de la cirugía, el riesgo de coágulos de sangre es alto en las grandes venas de la pierna y los pulmones. Los anticonceptivos orales y los medicamentos hormonales de reemplazo aumentan aún más este riesgo. Muchas mujeres experimentan sangrados en un plazo de dos a tres semanas de la cirugía.
  • Aparte de la incontinencia urinaria como se ha descrito anteriormente, retención urinaria (Incapacidad para orinar) se observa sobre todo con las mujeres que han sufrido histerectomía vaginal. Incluso, el estreñimiento es un fenómeno frecuente, dado el efecto directo sobre los movimientos de intestino.
  • Si se extirpan los ovarios, a continuación, grandes cambios hormonales se llevarán a cabo con la reducción de los niveles hormonales, lo que puede llevar a  la pérdida de densidad ósea, debilidad del suelo pélvico y los músculos vaginales, y el aumento de riesgo de un ataque al corazón.
  • La vida sexual se ve afectada directamente con el deseo sexual disminuido o ausente para los juegos previos y las relaciones sexuales o la pérdida del orgasmo. Además, la sensibilidad en el clítoris y los labios se ve disminuida.
  • La reducción de los niveles de energía se manifiesta con fatiga profunda, pérdida de vigor y el aumento de peso posterior, junto con el dolor de espalda, dolor muscular, rigidez, entumecimiento y hormigueo en las manos, los brazos y las piernas.
  • Otro importante efecto posterior es el cambio de personalidad en las mujeres que lleva a dificultades en la socialización, pérdida de memoria a corto plazo, con progresivos episodios de nerviosismo y dolor de cabeza.

Estas complicaciones son muy importantes dependiendo del tipo de cirugía realizada (cirugía abierta requiere grandes incisiones y la cirugía laparoscópica se realiza con incisiones más pequeñas) y si se trata de una histerectomía completa o parcial.

Por lo que te recomendamos que te informes bien antes de someterte a una histerectomía.

 

Dr.E.Esteban

info@embolizaciondemiomas.com

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies